Las gafas de mamá están masticadas. Ella confronta al perro y su reacción me alegró el día.

Como mamá de un perro, me gusta creer que mis mascotas son absolutamente perfectas. Si me preguntas por mis perros (o aunque no lo hagas), probablemente te contaré una historia tras otra sobre lo maravillosos que son y por qué los amo. Una vez que comienzo a contar historias sobre su perfección y lo angelitos que son, es poco probable que me detenga. ¡Sólo puedo desear que mis interlocutores estén cómodamente sentados y que tengan algo de cafeína, porque seguiré toda la noche!

La verdad es, sin embargo, que soy reacia a admitir que mis perros no son tan perfectos como yo creo que son. Son magníficos compañeros, y son buenos, juguetones y los mejores amigos que una chica podría tener, pero no son inmunes a meterse en algunos problemas.

Mi perro más grande y joven ama hacer hoyos en los canteros y luego rodar en la tierra. Luego traerá alegremente esa tierra a la casa con él. La perra más vieja, con lo dulce que es, aún sigue persiguiendo al gato después de todos estos años. Es una diversión inofensiva y ella ha vivido con el gato durante más de una década, pero no puede evitarlo, no importa cuántas veces le pida que no lo haga.

La diferencia entre mis perros y el adorable chucho llamado Rooney que aparece en este video es que Rooney en realidad está arrepentido de sus traviesas acciones. La mamá de Rooney no puede encontrar sus gafas y básicamente se ha rendido hasta que las encuentra masticadas y enterradas en el jardín. Cuando llama a sus perros, Rooney viene corriendo, pero cuando ve las gafas en su mano, es obvio que se siente bastante culpable por lo que ha hecho. Pero es imposible enojarse con esa adorable carita durante mucho tiempo.

Mira la divertida reacción de Rooney en el video de abajo, y si la disfrutas tanto como nosotros, ¡no olvides compartirla con tu familia y amigos!


¿Que Piensas?

0