Un guardia ignora a pequeño niño. Pero su mano izquierda lo traiciona.

Nuevamente es esa época del año. Las decoraciones navideñas están por todas partes, las luces de los vecinos están encendidas y el estacionamiento del centro comercial está mucho más atestado de lo habitual. Oficialmente es la temporada navideña; de hecho, la Navidad casi ha llegado.

Es extremadamente fácil quedar atrapado en el estrés de comprar cosas en esta época del año. Escribimos meticulosas listas de regalos que es necesario comprar; largas listas de cada persona que sentimos que necesitamos hacerles un regalo. Vamos a tiendas en el centro comercial, peleamos por un aparcamiento, buscamos en tienda tras tienda intentando elegir los regalos adecuados, esperamos en la cola eternamente para comprarlos y luego arrastramos esas bolsas de vuelta al auto y luchamos con el tráfico navideño para llegar a casa.

Entonces hay que cocinar, hacer pan, preparar la casa y ser anfitrión. Si tienes hijos, está la presión adicional del ‘Duende en el Estante’ y hacer de Santa Claus. Es parte de la magia de la temporada navideña. Los pequeños que aún creen en Santa y que el alegre hombre del traje rojo se meterá a hurtadillas por la chimenea en medio de la noche, con un pesado saco lleno de juguetes para los pequeños y pequeñas que hayan sido buenos. Cada niño espera despertar en la mañana y encontrar una pila de regalos bajo el árbol decorado.

Lamentablemente, muchas familias tienen problemas financieros durante todo el año, y la Navidad añade estrés adicional en esas familias. Es entonces que entra en juego el programa del Cuerpo de Marines, Toys For Tots (“Juguetes Para Niños”), ayudando a entregar juguetes a las familias menos afortunadas. En el comercial de abajo, un pequeño está lleno de preguntas implorantes, y un Marine de guardia hace un pequeño gesto para mostrarle que Santa es real. Este comercial oportuno y conmovedor es un recordatorio del verdadero Espíritu Navideño.


¿Que Piensas?

0