Según la ciencia, las ‘Mamás Exigentes’ crían hijas exitosas

Crecer no es fácil, seas niño o niña. Se tiene poca o ninguna independencia, hay que ir a la escuela 5 veces por semana, pedir permiso para salir, ir a la cama a cierta hora y básicamente se tiene poco que decir respecto de lo que se hace o se quiere hacer.

Encima de ello, normalmente tenemos a nuestros padres regañándonos todos los santos días. “¡Recoge tu ropa sucia! ¡Alimenta al perro! ¡Lava los trastes! ¿Has terminado tu tarea? ¡No, no puedes ir a esa fiesta! ¿Qué música estás escuchando? ¡Eso no es apropiado para alguien de tu edad!” Es algo completamente frustrante y bastante enojoso. Sin embargo, en el panorama general estas pequeñas cosas que nuestros padres hacen por nosotros son su forma de mostrarnos amor y respeto, mientras esperan que nos convirtamos en adultos semi-decentes en un futuro cercano.

Habiendo dicho esto, la ciencia ha concluido que en realidad las niñas cuyas madres las fastidian durante la niñez terminan siendo más exitosas en la vida. La investigadora Erika Rascon-Ramirez, de la Universidad de Essex, condujo un estudio que básicamente probó que “Detrás de cada mujer exitosa hay una madre fastidiosa”. Ella hizo un estudio sobre 15.000 niñas de escuela de 13-14 años desde el 2004 hasta el 2010, y lo que descubrió es extraordinario.


Fuente: It Takes 10k

“La medida de las expectativas en este estudio refleja una combinación de aspiraciones y creencias sobre la probabilidad de tener una educación superior informada por el padre principal, quien, en la mayoría de los casos es la madre”, dice ella. De esta manera descubrió que las niñas cuyas madres las presionaban y alentaban a hacer más terminaban tomando mejores decisiones de vida. También se probó que las madres fastidiosas disminuyen la probabilidad de embarazo adolescente hasta un 4%, crían hijas que son más propensas a ganar mejores salarios, construír una carrera exitosa y asistir a la universidad”.

“En muchos casos tenemos éxito al hacer lo que creemos que era más conveniente para nosotros, incluso cuando es en contra de la voluntad de nuestros padres. Pero sin importar lo mucho que lo intentemos evitar las recomendaciones de nuestros padres, es probable que terminen influenciando, de una manera sutil, las elecciones que hemos considerado extremadamente personales”, explica la investigadora Rascon-Ramirez.

Credit: Mamá Improvisada
Entonces, si eres una madre que fastidia constantemente a su hija pequeña, o adolescente, no dejes de hacerlo, la estás favoreciendo mucho. A aquellas hijas que se irritan cuando sus madres las fastidian, eventualmente verán que hay una razón para esa locura. ¡También es seguro decir que las mamás saben lo que es mejor!
Si disfrutaste este artículo, no dejes de compartirlo con tu familia y amigos.

¿Que Piensas?

0