Cuatro hombres atacaron al repartidor de pizza. Cuando lo reconocieron, ya era demasiado tarde para huir.

Robar está mal. Golpear personas está mal. Golpear personas y luego robarles es censurable y cualquiera que cometa este tipo de crimen merece ser castigado.
Personalmente, creo que asaltar a un repartidor de pizza es particularmente espantoso. Estos tipos trabajan por el salario mínimo y propinas miserables, sólo para traernos pizza porque somos demasiado perezosos para ponernos los pantalones e ir a buscar nuestra propia comida.

El repartidor de pizza ha sido mi héroe alimentario en más de una ocasión. Que esto sea una lección para todos los potenciales criminales por ahí: nunca jamás intentes robar al repartidor de pizza.


Cuando cuatro bandidos en Illinois decidieron que pedirían una pizza por teléfono y luego asaltarían y robarían al conductor del envío, consiguieron mucho más de lo que deseaban. Probablemente pensaron que enfrentarían a un adolescente, pero en lugar de ello se encontraron frente a frente con un ex defensa de la NFL.
¡Los ladrones de pizza tuvieron un brusco despertar cuando intentaron asaltar a un antiguo defensa de la NFL!

pizza-robbery-1

Resultó que Napoleón Harris es el dueño de Beggars Pizza, y ese día en particular, todos sus conductores ya se habían ido a casa. De 6 pies y 3 pulgadas (192cms), y 250 libras (114Kg) de peso, Harris hizo él mismo el último envío del día. Cuando los cuatro presuntos ladrones saltaron para atacarlo, recibieron un buen susto.

Napoleón Harris es el dueño de Beggars Pizza y decidió hacer el envío de la última orden porque todos sus conductores ya se habían ido a casa esa noche.

pizza-robbery-2

¿Adivinas qué pasó cuando los rufianes advirtieron su error?

Pag. 1 / 2

¿Que Piensas?

0