Una cabra bebé no puede contener su emoción en un trampolín — ¡que dulce!

Poner una cabra bebé en la mezcla automáticamente hace que cualquier cosa sea adorable. Incluso la sola idea de una retozando por allí evoca una sobrecarga de adorabilidad. No puedo evitar enamorarme de su tonta e inocente tendencia a tropezar y caer sin inhibiciones. Creo que todos podemos aprender algo de las cabras bebé.

La vida puede lanzarnos algunas bolas curvas, desafiarnos para que superemos grandes obstáculos o presentarnos grandes preguntas que necesitan respuesta. Y cuando la vida se pone pesada, es agradable tener un rayo de sol en el bolsillo. Y ¿qué mejor manera de llenar el corazón de luz que una cabra bebé rebotando?

Este pequeño logró quedarse completamente solo en medio de un trampolín. En lugar de estar asustado, supone que puede sacar el máximo provecho de lo que la vida le ha dado; y simplemente lo hace. ¡Es una pequeña cabra rebotadora, saltando y cayendo y enloqueciendo por todo el lugar! Pero no está desconcertado. Sigue en ello, haciendo los más adorables soniditos, demasiado lindos para palabras. ¡Y su cola! Su diminuta colita se menea a enorme velocidad. Este chico se lo está pasando en grande, y su emoción se hace aún más obvia en el minuto 1:25.

El bebé está divirtiéndose tanto que viene mamá a investigar. Esta allí abajo, ¡probablemente preguntándose cómo los chicos de hoy en día tienen tanta energía! Mira cómo salta de lado a lado y usa el impulso del peso de su cuerpo para ir de un lado al otro. Es sólo un día más en la vida de una cabra bebé, descubriendo algo nuevo por primera vez. ¡Que encantador!

Haz clic abajo para ver cómo se desarrolla todos. ¡Te garantizo que te iluminará el día!


¿Que Piensas?