Ella le dio pizza pensando que no tenia hogar, pero presta MUCHA atención … ¿Lo reconoces? ¡GUAU!

Hay un montón de gente sin hogar en el mundo, pero por suerte también hay un montón de gente increíble que está dispuesta a ayudar. Una señora en particular Karine Gombeau de París, Francia es una de estas personas tan increíbles. Ella trató de ayudar a un hombre sin hogar, pero le sucedió algo completamente inesperado. Ella estaba en la estación de trenes, Grand Central en Nueva York cuando vio a un hombre sin hogar en busca de comida dentro de un tacho de basura. Siendo tan amable y de buen corazón, ella decidió ayudar a este pobre hombre. [googlead] Ella acababa de comer pizza con su familia y había comprado una pizza extra grande, así que decidió darle los pedazos que sobraban a este hombre. ¡Ella incluso se disculpó porque la pizza ya estaba fria!

Unos días más tarde, en su hotel, una señora se le acercó corriendo con un periódico. Ella se sorprendió mucho al ver a su foto en el diario junto a una historia. Rápidamente descubrió que el hombre sin hogar al que le había dado a la pizza, ¡en realidad era el famoso actor Richard Gere! Él había estado filmando una película en la estación Grand Central, cuando por error Karine entró en el set y lo confundió por una persona sin hogar. ¡Que historia increíble!

Al llegar, vio a un hombre sin hogar en busca de comida en un tacho de basura en la estación Grand Central.
gere-homeless1
Siendo un alma de buen corazón, ella decidió darle a este hombre la pizza extra grande que le había sobrado del almuerzo con su familia. ¡Ella incluso se disculpó porque la pizza estaba fría!
gere-homeless2


Días más tarde, una señora en su hotel le dio un periódico y ella descubrió que el hombre sin hogar al que le había dado la pizza era en realidad, ¡el famoso actor Richard Gere! ¡Él había estado filmando una película y ella sin saberlo se metió en el set!
gere-homeless3
¡Que historia increíble! ¡Richard quedo muy conmovido por este gesto asi que la historia terminó en el periódico!
gere-homeless4

Fuente: nytimes.com