Madre agotada de cinco no tiene tiempo para ella misma. Decide hacerse un cambio de imagen drástico.

Muchos estarían de acuerdo en que la maternidad es la más difícil, o una de las más difíciles, tareas del mundo. Muchos padres llegan tan lejos como a tener que hacer sacrificios importantes por sus hijos.

Si traemos a colación la Jerarquía de Necesidades de Abraham Maslow, fisiología, seguridad y amor vienen antes que la necesidad de autoestima. Para algunos, ser padre puede ser tan agotador, cambiar tanto su vida y consumir tanto tiempo que a veces sólo los primeros dos niveles de la teoría de Maslow llegan a cumplirse para ellos. Esto último es más común de lo que creemos.

De hecho, en 2013, una agotada madre de cuatro, llamada Charity apareció en el “Programa de Rachel Ray” necesitada de una pequeña mejora. Los cuatro hijos de Charity la mantenían tan ocupada que su cabello era lo último en que pensaba. Sus chicos significaban más para ella.
Sin embargo, el grueso, largo y ondulado cabello de Charity se convirtió en un inconveniente a medida que crecía más largo con el tiempo, a menudo enredado, enganchado en objetos y apelmazado. Su cabello terminó creciendo hasta sus caderas, y ella admitió que tanto cortarlo como peinarlo estaba último en su lista de tareas. Pero todo eso cambió cuando recibió una renovación gratuita en el “Programa de Rachel Ray”.

A pesar de ello, cinco años después del corte pareciera que Charity terminó dando un paso hacia delante y tres hacia atrás, pues el caos volvió a surgir no mucho después de su transformación, pues quedó inesperadamente embarazada de su quinto hijo.

Charity incluso decidió dejar el empleo que amaba para dedicarse a la crianza a tiempo completo. Criar a cinco hijos se convirtió en su prioridad absoluta.
Sin embargo, el “Programa de Rachel Ray” le dio a esta dulce madre un segundo empujón, ofreciéndole otra renovación más, ¡y ella aceptó!

En un video vira, Charity sale a escena luego de su renovación con un enterito rojo, zapatos de tacón adorables, y unos bucles de colores claros algo por debajo de sus hombros, y ¡guau, instantáneamente parece 20 años más joven! Esta madre tan trabajadora merecía totalmente esta transformación.

Sobre todo, cuidarse es importante, y todos lo merecen, pero podemos llevarnos de esta historia otra razón por la que juzgar un libro por su portada es una equivocación.

Tanto madres como padres son a menudo culpables de dejar de lado sus deseos y necesidades debido a las demandas financieras, físicas, mentales y emocionales de la paternidad.
Añade un empleo, mascotas y docenas de otras responsabilidades a la mezcla, y se hace claro por qué algunas personas se dejan a sí mismas para el final. Aunque abnegados, a veces todos necesitamos recordar hacer lo que queremos y deseamos de vez en cuando.

Para ver la increíble transformación de Charity, ¡mira el video de abajo!

¿Que Piensas?