Perro desaparece cada día cuando su dueño lo sigue hasta el océano y descubre adónde va

Tengo la inmensa suerte de haber tenido una maravillosa amiga durante la mayor parte de mi vida. No puedo recordar siquiera cuándo nos conocimos, pero debemos haber tenido alrededor de 10 u 11 años en aquel momento. A esa edad, hacer amigos parece muy simple; se encuentran, comparten una broma graciosa o comienzan a hablar entre sí y antes de darse cuenta son inseparables.

Aunque ni siquiera fuimos a la misma escuela ni vivíamos tan cerca, teníamos la fortuna de tener padres que se aseguraban de que pudiéramos vernos cada vez que podíamos. El verano era lo mejor, cuando podíamos pasar todo el tiempo juntas, pasando de la casa de una a la de la otra. Cuando comenzaba la escuela, debíamos separarnos nuevamente, pero nuestra amistad era tan fuerte que jamás puse en duda que mi mejor amiga estaría siempre allí cuando la necesitase.

Han pasado muchos años, y seguimos siendo tan cercanas como siempre, aun cuando vivimos a varios estados de distancia. Tenemos carreras, familias y un millón de responsabilidades, pero seguimos en contacto regularmente y nos visitamos todo lo que podemos. A veces, la vida se hace complicada y no hablamos durante un tiempo, pero cuando lo hacemos es como si no hubiese pasado el tiempo.

Lo interesante es que aun cuando somos mejores amigas, en realidad somos personas muy diferentes. Pero a veces son esas diferencias las que promueven las mejores amistades.

Ben es un perro amante del agua en Irlanda, y tiene un gran amigo muy singular. Cada día se va corriendo al mar y nada mar adentro mucho más lejos de lo que podrías pensar que puede hacerlo. Allí se encuentra con su mejor amigo, Duggie, ¡que resulta ser un delfín!

Cuando aparece Ben, Duggie sale fuera del agua. El dueño de Ben, Pat Doohan, explica cómo juegan:
“Entonces ella saldrá por el otro lado. Es maravilloso verlo. Parecen pasárselo en grande… Ocasionalmente una manada de delfines pasará cerca y ella se les unirá. Cuando los veo, pienso que se olvidará de la isla y volverá a sus costumbres salvajes, pero nunca lo hace”.

Debo admitir que ver y leer sobre Ben y Duggie me llenó los ojos de lágrimas. Estas asombrosas criaturas son un gran recordatorio de que la amistad puede superar casi cualquier cosa, y que nunca debemos dejar que nuestras diferencias o la distancia nos aparten.

¡Mira esta impresionante historia en el video de abajo!


¿Que Piensas?